Ceresita RSS Ceresita en Facebook Ceresita en Pinterest Ceresita en Youtube Ceresita en Twitter  
   
  Sitio Ceresita  

Blog Ceresita

Otro blog más de WordPress

El efecto de la luz solar y la intemperie en las pinturas


Las películas brillantes de pinturas expuestas a la intemperie pierden paulatinamente su brillo a través del tiempo, hecho que puede considerarse como una característica natural de ellas, debido a un efecto de oxidación, combinado con una foto degradación provocada por la luz solar.

Este efecto, conocido con el nombre de “tizamiento”, consiste en el deterioro superficial de la película de pintura que conlleva la formación de una leve capa de polvo sobre ella. Con ello, la capa adquiere un aspecto blanquecino y sucio, aclarando al original. Sin embargo, es fácil de eliminar, lavando o restregando la superficie con un huaipe embebido con solvente. De esta forma aparece nuevamente el color original.

Las pinturas alquídicas (término pinturero empleado para algunas resinas fabricadas con aceites vegetales y/o animales, que son parte de los barnices marinos) como los esmaltes sintéticos y oleos, y en especial los esmaltes epóxidos, sufre este proceso de “tizamiento”. En cierto modo, esto facilita el repintado posterior sobre estas pinturas.

Hay colores como los amarillos, bermellones y violetas, que se decoloran con el sol con mayor rapidez respecto a los verdes, azules y terrosos, siempre y cuando los verdes no contengan amarillo.